¡Nada más nacer de la ubre hay que comer!

¡Nada más nacer de la ubre hay que comer!

Un ternero debe tomar los calostros de su madre en las primeras 8 horas de vida para mantenerse bien si no comenzará a estar decaído. Si el pequeño ternero no mama debemos ayudarle acercando el ternero a la ubre y humedeciendo su rostro con leche de su madre para qué saboreé y reconozca donde está su sustento!  

En Finca Viturón controlamos esta primera etapa a través de la observación y cercanía con las vacas llevando un control exhaustivo de nacimientos.

La buena alimentación, el bienestar animal, el uso limitado de medicamentos y la venta directa desde nuestra granja dan como resultado carne de calidad.